Año nuevo… ¿funcionario nuevo?

Por: Rafael Vera Mascaro

Se ha vuelto casi una tradición realizar cambio de funcionarios municipales cada mes de enero. En mi experiencia he podido reconocer los siguientes motivos:

  • Desconocimiento e incompetencia de la gestión pública, que los lleva a cometer e inducir a errores a las autoridades políticas (alcaldes y regidores) generan-do responsabilidad penal y administrativa; perjuicio económico a la institución, e incluso la vacancia,
  • Inadaptación a la administración pública del enfoque y experiencias adquiridas de la gestión privada,
  • Actitud soberbia, arbitraria y prepotente con los otros funcionarios, el personal y/o los vecinos, producto de la vanidad o engreimiento,
  • Víctima de la envidia y los comentarios negativos, de gente mediocre o arribista, que abunda,
  • Resistencia a avalar actos y conductas abiertamente ilegales,
  • Deslealtad, traición y/o infidencia, amén del chantaje,
  • Conflictos subjetivos con otros funcionarios que afectan la gestión y su reputación,
  • Comisión de faltas administrativas o delitos,
  • Descubrimiento de incumplimiento de requisitos legales para el cargo al cual fue designado o contratado,
  • Intromisión de un recomendado,
  • Aparición de un vendedor de sebo de culebra que se ofrece a resolver los problemas de manera “ingeniosa” y/o que asegura tener los contactos u ofrecer ganancias “fácilmente”.
  • Búsqueda de nuevas y mejores oportunidades laborales y económicas.

En gran parte los cambios se deben también a que muchos funcionarios ignoran que son administradores de su unidad orgánica y por lo tanto deben ser competentes para Planificar, Organizar, Dirigir y Controlar. No sólo debe ser un experto en su materia (pues le cuesta mucho a la entidad que en esos cargos recién vayan a aprender), sino que le corresponde proponer, gestionar, impulsar e implementar mejoras e innovaciones en los procesos, procedimientos y normatividad en las materias de su competencia; es decir, aportar.

Por eso insisto en que el funcionario, además de cumplir con las exigencias legales, debe contar con un mínimo de requisitos extralegales: Inteligencia emocional, que le permita reconocer y responder a los sentimientos y temperamentos de las personas. La empatía, el autocontrol y el manejo de las emociones y conflictos resulta fundamental para la toma de decisiones razonables.

Asimismo, experiencia pública, para conocer los principios, reglas y sistemas administrativos, y saber lidiar con ellos, diferentes de los de la administración privada. Formación política democrática, para tener clara la naturaleza del Estado y los principios que lo rigen. La mística surge de la educación en valores democráticos y del servicio público. Integridad moral, para hacer lo correcto.

También es muy importante su comportamiento debe adecuarse a las normas y valores que se espera de él. Ética en su ejecución y honestidad en su rendición. Empowerment, es decir, delegar la toma de decisiones sin necesidad de requerir autorización, para atender rápidamente las demandas y expectativas de la entidad y de la comunidad.

A todo esto le agregaríamos contar con un espíritu innovador, producto del trabajo sistemático, racional, organizado y dirigido a resultados. Nace de su insatisfacción con la situación actual y de la conciencia de la necesidad de hacer las cosas de manera original. Saber comunicar, interpretando y coordinando mensajes con los ciudadanos y el personal para crear un significado compartido, lograr metas políticas y sociales, manejar su identidad personal e institucional, mantener estrecha relación y llegar al corazón de sus vecinos.

Leer más:

3 thoughts on “Año nuevo… ¿funcionario nuevo?

  1. Solo quieren money money..tendran 3 años mas pa q hagan las suyas…saquear al la muni …vecinos de pueblo unidos…hagamos la union y fuerza ..pa q. Dejen la mamadera de la muni..

  2. Realmente un buen funcionario es aquel que no solo debe estar en un escritorio esperando a sus trabajadores que hagan el trabajo es aquel que reconoce el distrito cuales son sus carencias y analiza para ejecutar obras y proyectos ese es el funcionario que a conciencia quiere trabajar y no calentar asiento es por ello que funcionarios regidores y alcaldes fracasan en su gestión municipal y su vida personal aquel quien trabaje con honestidad vocación de servicio y por el bien común ese es el perfil que con su experiencia pueda sacar adelante un distrito pero lamentablemente pueblo libre no lo tiene y solo contratan a gente que no sabe trabajar en gestión municipal y solo mira sus interés en un año por ejemplo ya han cambiado como 3 gerentes de seguridad ciudadana y otras gerencias y el resultado nefasto de una mala gestión donde ni siquiera pudo invertir bien el dinero destinado para las obras cuántos cientos vecinos se estarán arrepintiendo de haber votado por esta gestión nefasta ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *