Chile a las urnas: Hoy deciden si aprueban o no la modificación de la Constitución

Chile decide hoy si aprueban o no, la modificación de la Constitución de su país, que procura -según dicen- más justicia social e que se instaure reformas institucionales como se reclamó en las calles..

En varias partes del país se vieron largas colas al abrir las mesas de votación a las 08H00 (12H00 GMT) de este domingo, en un plebiscito que apunta a derogar la Constitución vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El presidente izquierdista de Chile Gabriel Boric fue uno de los primeros en ir a votar junto a su padre y hermano en Punta Arenas, ciudad en el extremo austral del país frente al Estrecho de Magallanes.

«En Chile nuestras diferencias las resolvemos con más democracia, nunca con menos. Estoy profundamente orgulloso de que hayamos llegado hasta aquí», escribió el mandatario en su cuenta Twitter.

En Quilicura, en las afueras de Santiago, la votante Rosa González se veía ansiosa. «Entre los nervios por este plebiscito dormí poco (…) Así que llegué con mucho adelanto. ¡Mejor!», dijo.

La opción del «Rechazo» a la nueva Constitución lidera todas las encuestas desde hace más de un mes, pero la campaña del «Apruebo» movilizó multitudes sobre todo en Santiago, alimentando la ilusión de un triunfo.

Los actos de cierre de campaña el jueves en la capital de este país de casi 20 millones de habitantes, dieron dos fotos muy diferentes que contrastan con los pronósticos.

La fiesta callejera del «Apruebo» convocó entre 250.000 y 500.000 personas, según los organizadores, mientras el acto de cierre del «Rechazo» consistió en un evento de no más de 400 personas en un anfiteatro de Santiago.

«Se confirma lo que se ve en las encuestas, de que la ventaja del ‘Apruebo’ en Santiago va a ser muy importante sobre el rechazo», dice la socióloga Marta Lagos, fundadora de la encuestadora Mori.

«Pero eso no significa que el ‘Apruebo’ vaya a ganar (… pues) tiene mucha desventaja en el sur y en norte del país», zonas que sufren violencia e inseguridad, agrega Lagos.

Mientras en el sur hay conflictos sobre tierras que reclaman grupos de indígenas Mapuche, en el norte se produce un incesante ingreso de inmigrantes sin papeles que viven en las calles y que ha generado la aparición de mafias de traficantes de personas y delitos violentos.

«Por acá la gente va más por el rechazo (…) creen que es el mejor camino, porque tienen miedo a los cambios. Tienen para comer, tienen trabajo y piensan que eso lo van a perder», dice a la AFP Alfredo Tolosa, un trabajador de 47 años de una maderera en Tucapel, una localidad de 13.000 habitantes la región del Biobío (sur).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *